Nuestros objetos de lujo son esas pertenencias a las que queremos dar el mejor trato para que nos duren durante mucho tiempo. Nuestros zapatos favoritos,  esa chaqueta que adoramos o el mejor brassier que hayamos tenido o que tal en el reloj costoso que adquirimos por un ascenso en el trabajo. Estas son todas piezas de lujo que independientemente de lo que hemos pagado por ellas, son nuestras favoritas y por lo tanto queremos guardarlas por mucho tiempo.

Tenemos algunas prendas de vestir que lavamos en la máquina en un ciclo normal y las secamos en secadora, este es de los procesos más comunes pero también más duros y de mayor desgaste para estas prendas. También tenemos aquellas que lavamos en el ciclo más delicado. Telas más finas, colores especiales, acabados que queremos cuidar más. Estas prendas las lavamos en el ciclo especial de la lavadora, y las colgamos en ganchos para garantizar que se mantengan en horma. Inclusive tendremos prendas que extendemos acostadas sobre una toalla ocupando gran espacio, pero que solo así nos durarán más tiempo. Y finalmente tenemos esas bellas prendas que mandamos a los especialistas de lavado, que pagamos por un tratamiento especial y que luego nos alegramos de tenerlas como nuevas en nuestro armario.

Así mismo tenemos accesorios y joyas que tratamos de diferentes maneras. Algunas nos las dejamos puestas hasta para dormir, aunque a veces sufran daños por eso. No es de sorprender que los palitos se tuerzan, o que las mariposas se cedan en el camino. Inclusive las metemos en la cartera sin importar que se mezclen con los demás objetos que cargamos.(tranquilos.. yo también lo he hecho y soy joyera).
Hay otras joyas quedan sobre la mesa de noche cuando no las estamos usando porque son de uso diario pero que preferimos no maltratar  en la noche.
Muchas joyas las ponemos entre un joyero, un poco desordenado y sin mayor cuidado si están una encima de la otra,  y finalmente tendremos nuestras joyas favoritas que guardamos individualmente, ya sea en cajas individuales, en bolsitas plásticas o sencillamente estiradas y con suficiente espacio para que nos se lastimen.
Ah y no olvidemos que estarán aquellas joyas de gran valor económico o emocional que guardamos bajo llave de seguridad en su estuche fino que las mantiene intactas (como bien dice la palabra.. sin tocar) hasta una ocasión especial en que las luciremos con gran orgullo.
Todas las maneras son válidas y normales, porque así como la ropa todas tendrán un valor económico y emocional diferente dentro de nuestras pertenencias.

El propósito de este articulo es sencillamente que seamos conscientes que tanto la ropa, los zapatos y carteras y también los accesorios y las joyas tienen un fin (objetivo) y también el fin (final)  según como las tratamos… y eso está perfecto.

Ahora te quiero dar esos pequeños consejos que estoy segura te servirán para cuidar tus joyas finas, ya sean en plata o en oro, o en otros metales pero que queremos como las más preciosas!!! (independientemente de su valor económico)

Así tus joyas brillarán durante más tiempo:

• El perfume, la laca y las lociones corporales pueden dañar las perlas o el acabado.
El contenido de químicos de estos productos atacan la composición de los metales y en especial de los acabados.  Así que mi primer consejo:¡Ponte las joyas al final!
Pero como lo ideal no es siempre lo usual y ya te pusiste tus joyas y te falto el perfume o te vas a retocar el pelo con laca, tápalas con tu mano y aplica el producto un tanto alejado de tus accesorios…

• Aunque te resulte difícil: ¡quítate las joyas antes de dormir!
Guardarlas aparte una de otra, ya sea en bolsitas independientes o en cajitas. Así las protege de arañazos y alteraciones del metal. Los componentes de una joyas (piedras, metal, perlas, etc.) tienen diferente dureza y al estar una junta a otra pues se pueden chocar entre si y dañar el material más blando. Además cuando una joya tiene un baño dorado, un rodio significa que tiene un acabado sobre la superficie… por lo tanto podrá dañar el acabado superficial al estar una encima de la otra.
Otro tema es la oxidación, un proceso que ocurre en contacto con el aire. Dependiente de donde vives (al lado del mar, en tierra fria, o caliente etc) este proceso será más o menos rápido. Así que si las guardas separadas y además las aíslas del oxigeno, pues seguramente tendrás un proceso de oxidación mas lento!!!

• No lleves los anillos ni otras joyas cuando realices tareas de la casa o en el jardín o mientras haces deporte.
Parece lógico, pero no está demás recordar que durante estas tareas, expones tus manos al mugre, objetos duros, y agentes químicos que pueden dañar tus joyas.
Lo mismo pasa si tienes un anillo muy voluminoso, pensado en ser lucido en ocasiones especiales (una comida, un coctel, una exposición, etc), no lo uses si vas de compras y lo que más vas  a hacer es meter las manos en la cartera. En cada momento estás arriesgando lo a golpes innecesarios!!

• El agua marina y el agua con cloro, así como la radiación UV fuerte, pueden dañar tus joyas (p.ej. las perlas, acabados, etc).
Estos son momentos en donde debes saber bien que joyas puedes y debes usar. El cloro es altamente oxidante, por lo tanto dañara rápidamente acabados y alterará el metal, en especial la plata.
El mar es el medio favorito de las perlas, sin embargo el hilo del anudado tenderá a podrirse y podrá romperse  más rápidamente. En anillos y aretes las perlas están pegadas con diferentes tipos de pegante, y por muy bueno que sea el pegante se cristalizará con el mar, con los cambios de temperatura y con el cloro. OJO!!
Si tu joyas tienen otros materiales orgánicos, tejidos o  anudados, serán más vulnerables que los que son de solo metal!!
Y por ultimo en este punto considera que también el oro tiene aleaciones que sufren oxidaciones, son metales preciosos pero también sufren procesos de transformación!!

• Limpia tus joyas con regularidad después de usarlas!!
Recuerda que así como lavas tu ropa sucia, así como tu te bañas para empezar un día fresco y limpio, así mismo las joyas  que están en contacto con tu cuerpo, necesitan ser limpiadas.
Para eso tienes varias opciones así como con la ropa:
Un paño suave puede funcionar muy bien en piezas lisas y de formas de fácil acceso:
Puede lavarlas con la mano usando agua con jabón de tocador (para las joyas sin piedras) y un paño suave para secarlas.
También puedes usar un cepillo de dientes suaves para acceder a todos los rincones de las joyas, en especial por dentro (ej. anillos). Si no tienen acabados especiales!!! (lacas o patinas) usa un poco de bicarbonato de sodio húmedo y con la yema de tus dedos limpia la superficie delas joyas, luego enjuágalo con abundante agua.

• Las joyas de plata o plateadas pueden sufrir alteraciones en el color con el tiempo, volviéndose amarillentas u oscuras, incluso cuando no son usadas. Es normal!! Así que  si ves que necesitan una mano profesional….recuerda que estoy para ayudarte!!! Será una renovación total y tendrás el gusto de tener tu joya favorita totalmente nueva otra vez!!!

Sigrid Happle

Contáctenos


whatssapp +57 310 5695851