Constantemente en  nuestras vidas buscamos inspiración…para conquistar, para tener, para mantener….porque siempre buscamos  la capacidad de crear y recrear los diferentes aspectos de la vida…laboral, personal, emocional, vivencial. Ver y sentir la inspiración en nuestro entorno es cada vez más difícil,  porque todos miramos en la misma dirección,  porque nos acostumbramos a sentir lo que todos sienten, porque lo común parece ser lo que todos debemos ver.

Si nos damos cuenta de que somos individuos y que no todo tiene que ser como nos dicen los medios o las redes, o nuestro compañeros de trabajo o tal vez del estudio, o inclusive ese deber ser que desde pequeños nos mostraron en nuestro entorno o sencillamente porque no importa lo que piensen los demás…seremos capaces de ver que podemos hacerlo diferente…

Miremos la flor con otros ojos, revisemos lo que nos divierte con otra actitud,  busquemos lo que se nos olvida mirar… así todo puede adquirir un significado diferente…una flor es entonces la casa de los insectos, la brisa que no se ve en el paisaje pero que se siente en la ropa, la sombra del sol como aquel gigante que parece opinar …

Seguramente todos ya hemos hecho el ejercicio sin darnos cuenta, pero lo desechamos tan rapidamente. Tal vez no es lo suficientemente colorido…y no tiene el ángulo conocido,  o tal vez esa música nadie la conoce? Y que importa?

La inspiración es la chispa que ilumina nuestra creatividad, es un momento en donde tu cabeza entiende y tu corazón siente. Asi que pasemos a la accion! Búscala en todo lo que te rodea y si no la encuentras busca otro entorno!!! Recuerda que la inspiración es lo que te mueve a ti…y si lo hace moverá a otros.